top of page

MALEVAJE


Tratar Si, ¿Curar No?


Desde que se inició con el presidente Nixon en Los Estados Unidos la carrera farmacéutica de virus y cáncer, la historia del manejo mediático de las enfermedades y las ganancias que en bolsa reflejan las multinacionales, bajo una cultura del miedo, hace que crezca el negocio privado de la salud de lo que fue antes un bien público. Atrás quedaron los años cuando el servicio público de la salud, era medido por el número de pacientes sanos que tenía una población en el pasado. Ahora, las multinacionales farmacéuticas se enriquecen con la cantidad de medicamentos y tecnología que consume el paciente enfermo. Es tal el cambio, que hoy se habla de “tratar” la enfermedad, mas no curarla. Solo este pequeño cambio en el manejo lingüístico de la medicina moderna, es lo que le ha dado grandes ganancias a todo el sector privado de la salud. Es tal la evidencia, que según el periódico EL PAIS de España, en el año 2018, los 4 medicamentos más vendidos en el mundo, eran analgésicos: Nolotil, Enantyum, Adiro y Paracetamol. La relación de las farmacéuticas con las empresas prestadoras de salud y algunas asociaciones médicas a través de incentivos, han sido fuertemente criticadas por estar basados en metas de ventas de medicamentos, anteponiendo la ética médica y la curación total del paciente.


De otro lado, en los últimos años, se ha incrementado la construcción de hospitales privados, centros de salud llenos de tecnología donde prometen la curación. La parafernalia de la tecnología médica hace que se tenga que rentabilizar la prestación del servicio de la salud, sacándole utilidad en su función. Según el médico, economista y exdirector de medicamentos para la OMS, el colombiano Germán Velásquez, los países pagan millones en vacunas como en el caso de la gripa H1N1 (2009-2010), que luego de comprarlas, casi el 80% terminaron en la basura o vendidas a países pobres a cualquier precio, donde no sirven debido a la mutación de los virus. Lo anterior, sucedió en el marco mediático y exagerado de la pandemia por la gripe H1N1, dirigida por las multinacionales a través de la OMS.


Los años 70’s y 80’s estuvieron marcados por ser las décadas de la carrera espacial. Hoy es la carrera por la vacuna del covid19. China, Rusia, Estados Unidos e Inglaterra, entre otros, compiten por hacerse al premio mayor vendiendo de la mejor manera su producto. Hace pocos días en Colombia la Dra Lucy Gabriela Delgado, asesora científica de la Universidad Nacional para el Ministerio de Salud, denunció el 20 de agosto por la emisora La W Radio, que a raíz de la gran cantidad de pruebas rápidas que ingresaron al país para diagnosticar la presencia del virus, se evidenció un gran porcentaje tanto de falsos positivos como de falsos negativos que hacen más difícil la labor del cerco epidemiológico; debido a la poca confiabilidad de estas pruebas.


Las multinacionales farmacéuticas tienen muy bien estructurado su objetivo: ganar dinero. Y eso está bien. Sin embargo, cuando se pasan del objetivo utilizando artimañas como el lobby que viene amarrado a la corrupción, sin tener en cuenta su objetivo general que es la salud del paciente, en teoría; hace que la salud deje de ser un bien público para ser un negocio que no tiene límites, ni siquiera éticos y morales. Los 3 medicamentos que más se venden en el mundo están relacionadas a enfermedades de los países ricos; es decir, quienes tienen el dinero para pagarlos. Según reportes de las firmas farmacéuticas al Ministerio de Protección Social de Colombia, en los años 2008-2010, las estatinas como: la atorvastatina, simvastatina, rosuvastatina, lovastatina, pravastatina y fluvastatina; vendieron $175.000 millones de pesos. Cabe recordar que estos medicamentos se venden para bajar los índices altos de colesterol en sangre.


Los tratados de patentes son otro gran escándalo ya que otorgan un derecho exclusivo que significa que el dueño de la patente puede negar el acceso a la materia patentada, incluyendo las secuencias genéticas, los instrumentos de investigación, los “kits” de diagnóstico, las vacunas y otros productos. Las patentes en productos relacionados con una pandemia pueden llevar, como parece haber sido el caso de los países industrializados, a un despilfarro del dinero público.


Hoy la salud del mundo está en un juego constante de quienes tienen el poder. El sistema ha sido creado para causar las enfermedades a través de: la contaminación, comida chatarra, azúcar, estrés, karoshi o acoso laboral, etc; pero de la misma forma, es el mismo sistema quien vende las soluciones.


Todo un juego de Monopolio. Todo un Malevaje.



152 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

AZUCAR, OBESIDAD Y COVID19

GORDO PROBLEMA No es que tengamos obesofobia. El cuerpo humano no está diseñado para ser obeso. No es bueno para nadie, no importa la edad. El metabolismo celular se altera por completo por ser obeso.

コメント


bottom of page