top of page

COVID-19

Actualizado: 21 jul 2020

Dudas e inconsistencias científicas



El coronavirus Covid-19 es un retrovirus, como el VIH. Es decir, que su material genético es ARN (Ácido Ribonucleico) y que, por ser así, tiene transcriptasa reversa, una enzima que no es única de los retrovirus, y que la usan para insertarse en el ADN de la célula que infectan. La técnica de PCR (Reacción en Cadena de la Polimerasa), una de las pruebas para diagnosticar Covid-19, fue inventada para hacer copias de material genético. Pero según el Dr.Kary Mullis, Premio Nobel de Química 1993 por inventar la técnica de amplificación del ADN - PCR, personaje a quien conocí en el congreso de “SIDA sin VIH” en 1998 en Bucaramanga, argumentaba que no había creado la técnica de PCR para detectar ningún retrovirus. Hasta el momento, se han publicado en diversas revistas científicas una gran variedad de problemas e incertidumbres con todas las pruebas diagnósticas para detectar el Covid-19, desde su fabricación, hasta su entre dicha confiabilidad en varias partes del mundo, incluyendo Estados Unidos. Son tan diversos los problemas con las pruebas diagnósticas, generando falsos-positivos y falsos-negativos, que el presidente ejecutivo de la farmacéutica Roche, Severin Schwan, manifestó en una entrevista con la cadena NBC, que algunas de las pruebas en el mercado "no valen nada o tienen muy poco uso". ¡El mundo vive una incertidumbre total!


Según la agencia de noticias Reuters, en el mes de febrero hubo un consenso médico en China que manifestaba que el 30% de los resultados de muestras de pacientes, eran falsos negativos. Es decir, de 100 personas con respuestas negativas a las pruebas, 30 si tenían Covid-19, pero con resultados negativos. Así mismo, se han dado casos como el de una mujer que estando enferma de neumonía y tuvo 4 veces seguidas resultados negativos para Covid-19, pero a la quinta vez, fue positiva. Son múltiples los casos alrededor del mundo. Igualmente, es preocupante la situación que a nivel científico se tiene de la enfermedad, ya que aún son inciertos los mecanismos fisiológicos de recuperación de un paciente con una infección por Covid-19. En China, Japón e Italia se han publicado en diversas revistas científicas, informes de pacientes que superaron el virus y luego se infectaron de nuevo. Aunque si se sabe que los pacientes presentan diferentes niveles de anticuerpos para combatir el virus, otros no tienen ninguno, siendo muy diverso el tiempo de recuperación, ya que pueden llegar a tardar mucho más que las dos semanas convencionales. Es tan grave no conocer la duración de la inmunidad, que los certificados de inmunidad y la misma estrategia de realizarle pruebas a todo el mundo, resultan desalentadoras cuando aparece una segunda infección por Covid-19. Más aún, cuando en Estados Unidos se denunció en el mes de abril que en dos laboratorios del CDC (Centro de Control de Enfermedades -siglas en inglés), donde se elaboraban estas pruebas, resultaron algunas contaminadas, debido a que estaban en el mismo espacio con muestras positivas para el virus. De otro lado, aparecen informes, como el publicado en Tanzania, afirmando de resultados positivos por Covid-19 en muestras de oveja, cabra y de papaya. Esto puede deberse, muy posiblemente, por alguna reacción cruzada de estas pruebas con la transcriptasa reversa que tienen estas especies en su genética. Eso no quiere decir que estas especies tengan Covid-19, sino que presentan una enzima, como cualquier otra. Mientras tanto por estos lados, nos surge una pregunta: ¿Si todo lo anterior pasa en los países desarrollados, que puede estar pasando en Colombia?


Por otro lado, es tan grave la incertidumbre en el mundo científico, que en Europa y en Estados Unidos han aparecido casos de niños con síntomas sistémicos inflamatorios, que han diagnosticado como síndrome de Kawasaki, una enfermedad rara infantil que inflama los vasos sanguíneos sin ninguna razón, y que han resultado siendo positivos para Covid-19, relacionando esta patología por parte de algunos científicos, como causa de la infección. Es extraño que un retrovirus genere una reacción así. Parece un shock tóxico o una respuesta alérgica hacia algún factor del ambiente. Esta enfermedad se presenta con mayor frecuencia en países desarrollados. Todavía no es clara la etiología de este síndrome y resulta bastante dudoso e intrigante los casos que se relacionan con el Covid-19.


Finalmente, con relación a todo lo anterior, y con la posibilidad de una vacuna, me pregunto: ¿Cómo pueden afirmar las autoridades sanitarias que aparecerá una vacuna para el Covid19, dentro de seis meses a un año, si el VIH, que también es un retrovirus, llevan casi 40 años estudiándolo y no hay aún una vacuna?... ¿Usted qué opina?









72 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

AZUCAR, OBESIDAD Y COVID19

GORDO PROBLEMA No es que tengamos obesofobia. El cuerpo humano no está diseñado para ser obeso. No es bueno para nadie, no importa la edad. El metabolismo celular se altera por completo por ser obeso.

Comments


bottom of page