top of page

EL AYUNO

Actualizado: 21 jul 2020

"Mas que una penitencia"


En 2016, el Premio Nobel de Medicina se le otorgó al biólogo Japonés Yoshinori Osumi de la Universidad de Tokio, por descubrir los mecanismos de la autofagia; proceso por el cual, la célula mediante una serie de enzimas llamadas “hidrolasas”, reciclan organelos obsoletos y sustancias de desecho que limpian todo el interior celular. Aunque este proceso, únicamente se produce cuando se restringe la alimentación. Es decir, en el ayuno. De esta manera, la célula se limpia, se desintoxica.


El ayuno es una práctica que data de miles de años. Las cinco principales religiones del mundo: Cristianismo, Judaísmo, Islam, Budismo e Hinduismo, han realizado, en ciertas fechas, la restricción de los alimentos para honrar a Dios y purificar el espíritu. La práctica del ayuno está siendo más reconocida e investigada por la ciencia. A raíz de los altos niveles de malnutrición que vienen en aumento en todo el mundo, sobre todo en occidente; enfermedades como la obesidad, los desórdenes metabólicos, la diabetes, el cáncer y las enfermedades cardiacas; tienen sus inicios en los excesos de la ingesta alimentaria. La manera moderna de alimentación, inhibe la activación de la autofagia, por lo que contribuye a la acumulación de proteínas defectuosas y de “basura” al interior de las células. La gran mayoría de las inflamaciones (itis), como: hepatitis (hígado), colitis (colon), bronquitis (bronquios), gastritis (estómago), pancreatitis (páncreas), etc; tienen sus inicios en el exceso de radicales libres, de aumento de calor, de carga tóxica acumulada en las células de estos órganos. Imaginemos las células como esa habitación llena de basura (carga tóxica) y entenderás como las mitocondrias, encargadas de convertir energía dentro de las células, pueden peligrar. Es necesario limpiar la célula, para restaurar la salud del cuerpo.


Cuando somos conscientes del exceso es cuando debemos actuar. La célula al no nutrirse, prende las alarmas para que comiencen las reservas del cuerpo a ser usadas, para luego activarse la autofagia por medio de la ayuda de casi 50 enzimas hidrolasas (se encuentran en los lisosomas, que son los estómagos de la célula), que degradan toda clase de sustancias “basura”, que cuando no se desechan a tiempo, va aumentando en la célula el caos metabólico y la carga tóxica. Más aún, cuando la carga tóxica avanza hacia el cerebro, y empieza a recibir una gran cantidad de proteínas tóxicas que se acumulan y se van creando placas que interfieren en la activación de neuronas (sinapsis). Es así como inician enfermedades como la demencia y el Alzheimer. Igualmente, las células en proceso de envejecimiento también pueden volvernos más propensos a contraer pronto otras enfermedades; y de ahí realizar la importancia de realizar con frecuencia el ayuno.


Aprendemos a no comer. La idea principal es ayunar por un lapso de 12 horas. La mejor manera de hacerlo es cuando hacemos el ayuno de 7pm a 7am, es decir no hacemos la cena, no ingerir nada. Si se genera ansiedad por comer en ese lapso de tiempo, se puede tomar cualquier jugo (que no sea ácido), agua pura o aromáticas naturales, no de sobre. Si se va a tomar 3 días para realizar esta forma de ayuno, es conveniente desayunar cualquier jugo de frutas natural o jugos verdes; para que las enzimas de frutas y verduras permitan desintoxicar la célula. Se recomienda beber durante esos días de desintoxicación, bastante agua. Lo más recomendable, para que se convierta en un estilo de vida, es realizarlo 3 o 4 días a la semana. Por ejemplo, escoger lunes, miércoles y domingo; también pueden ser seguidos. Lo importante es tener la disciplina de no comer por las 12 horas. Es muy importante reducir las porciones. Por experiencia, recomiendo que para bajar de peso, lo mejor es reducir el tamaño de la vajilla, a la hora de comer. Las vajillas grandes hacen que uno se sirva porciones tales como su tamaño. Como muchos saben, soy paciente de hemodiálisis hace 9 años y para cuidar mi peso con los líquidos que ingiero, bebo en vasos pequeños que me permitan solo tomarme esa porción y nada más; como dos comidas al día, para cuidar mi peso y mi carga tóxica. Y 3 veces por semana ayuno 12 horas, desayuno fruta o jugo en esos días.


Finalmente, quiero retomar la parte espiritual del ayuno. Es muy importante, que cada uno en su credo, realice una oración, meditación, reflexión o mantra sugerido, para que a través de la respiración consciente se dé, no solo la limpieza física, sino también la espiritual y de consciencia. Está demostrado por la ciencia de la psiconeuroinmunología, el cómo estas prácticas, que desde milenios se han realizado por culturas y religiones milenarias, permiten una mejor limpieza del cuerpo, una mejor respuesta del cerebro y una extraordinaria coordinación de homeostasis (equilibrio) de toda la persona como ser integral.


¿Has ayunado alguna vez? ¿Cómo lo haces? ¿Qué cambios siente en su cuerpo al ayunar? Déjanos tus comentarios, preguntas y observaciones.









109 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

AZUCAR, OBESIDAD Y COVID19

GORDO PROBLEMA No es que tengamos obesofobia. El cuerpo humano no está diseñado para ser obeso. No es bueno para nadie, no importa la edad. El metabolismo celular se altera por completo por ser obeso.

Comentarios


bottom of page